¿Debemos tomar refrescos light?

¿Debemos tomar refrescos light?

By Ana Paula Carral

Varios estudios nuevos han relacionado a los refrescos de dieta o light con el deterioro de la salud.

En un estudio, las personas que tomaron dos o más refrescos de dieta o light al día experimentaron un incremento en el tamaño de la cintura que fue seis veces mayor que el de las personas que no tomaron refresco de dieta. Un segundo estudio descubrió que el aspartame aumentó los niveles de azúcar en la sangre de ratones propensos a la diabetes.

De acuerdo con The Week:

“…[I]nvestigadores especulan que los endulzantes artificiales influyen en el apetito, dejando a las personas que toman sodas de dieta o light con ganas de comer golosinas poco saludables…El resultado era el mismo para todas las personas que bebieron sodas de dieta o light, incluso después de factores que fueron tomados en cuenta, como el ejercicio, clase social, educación y el tabaquismo.”

La cintura de las personas que toman refresco de Dieta o Light aumenta el tamaño de la cintura de un 70-500 por ciento

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Texas Health Science Center de San Antonio presentó en una investigación reciente que los refrescos de dieta no son para nada “libres de culpa”. En lugar de eso, aquellos que tomaban dos o más refrescos de dieta o light al día tuvieron un aumento en el tamaño de la cintura de un 500 % más.

Como ya sabemos, el tamaño de tu cintura no es sólo cuestión de estética, sino que también es un poderoso indicador de la acumulación de la grasa visceral, un tipo de grasa muy peligrosa que rodea los órganos internos y que está fuertemente  vinculada con la diabetes tipo 2 y enfermedades del corazón.

Un segundo estudio realizado por algunos de los mismos investigadores también reveló que los ratones que comían alimentos mezclados con el endulzante artificial, aspartame, tenían los niveles de azúcar en la sangre más altos que los ratones que comían alimentos sin este endulzante, lo que sugiere que el aspartame podría aumentar el riesgo de diabetes y del síndrome metabólico.  En un comunicado, los investigadores señalaron:

“Los resultados son consistentes con la información de los estudios epidemiológicos basados en la comunidad, en los cuales se muestra que el consumo de sodas de dieta o light está asociado con una mayor incidencia del síndrome metabólico y la diabetes. Estos sugieren que la exposición al aspartame, de hecho podría contribuir directamente con el aumento de los niveles de glucosa en la sangre, y por lo tanto podría contribuir en la relación entre el consumo de soda de dieta y el riesgo de diabetes en los seres humanos.”

 Tu cerebro no puede ser engañado

“Pueden no tener calorías, peros si consecuencias.”

Hace seis años en la investigación realizada por Sharon P. Fowler, MPH, se encontró que el riesgo de obesidad aumenta un 41 % por cada lata de refresco de dieta o light que tomas al día.

Entonces, ¿qué está pasando?

Sustancias como los endulzantes artificiales pueden tener cero calorías, pero su cuerpo no se deja engañar. Cuando su cuerpo recibe un sabor “dulce”, espera que vaya seguido por calorías y cuando eso no sucede, provoca distorsiones en su bioquímica, lo que en realidad podría ocasionar aumento de peso.

Así que cuando usted consume endulzantes artificiales, su cuerpo pide más de lo mismo pero en forma de azúcar real, porque su cerebro no está satisfecho a nivel celular por el impostor de azúcar. Incluso hay investigaciones que sugieren que el uso de endulzantes artificiales podría arruinar la capacidad que tiene su cuerpo de controlar las calorías, lo que eleva su inclinación a excederse.

Estudios recientes también han relacionado el consumo de sodas de dieta o light con las altas tasas de derrames cerebrales, ataques cardíacos y otros problemas vasculares letales, al igual que con el síndrome metabólico.

¿Seré adicto a estos refrescos?

Es fácil caer en esta adicción. De acuerdo con Harlod C. Urshel, psiquiatra en adicciones de Dallas, publicó en un artículo de CNN:

“Usted piensa, “Oh me puedo tomar otra (soda de dieta) porque no estoy ganando calorías”. Sicológicamente, se está dando permiso a usted mismo.” 

Según Martin P. Paulus, MD en CNN:

“Sus sentidos le dicen que está probando algo dulce, pero su cerebro le dice, “En realidad no es lo que esperaba”. La consecuencia puede ser que el cerebro diga “Bien, tendré más de esto.”

¿Tu crees que tomar refrescos de dieta o light te ayudará a “pecar” sin subir de peso?

Pues te vas a sorprender de saber que las investigaciones han demostrado repetidamente que las bebidas sin o bajas en calorías que son endulzadas artificialmente y otros alimentos de “dieta o light” en realidad tienden a estimular su apetito, aumentar el antojo por los carbohidratos, estimular el almacenamiento de grasa y aumentar su peso.

Recientemente, un informe publicado en la revista Trends in Endocrinology & Metanolism menciona el hecho de que las personas que toman refrescos de dieta o light padecen de los mismos problemas de salud que las personas que consumen sodas regulares, como el aumento de peso excesivo, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y derrames cerebrales.

Los autores que quedaron “impresionados” con los resultados, revisaron los estudios publicados en los últimos cinco años que investigaron la relación entre el consumo de la soda de dieta o light y los resultados de salud:

“Este artículo discute estos resultados y considera la hipótesis de que consumir alimentos y bebidas que tienen un sabor dulce pero no tienen calorías o bien tienen una reducción de calorías interfiere con las respuestas aprendidas que normalmente contribuyen con la glucosa y la homeostasis energética. Debido a esta interferencia, el consumo frecuente de endulzantes de alta intensidad podrían tener el efecto contrario de inducir alteraciones metabólicas,” escriben los autores.

El Dr. Sanjay Gupta explica el informe dado en un video de la CNN, explicando que los endulzantes artificiales básicamente engañan a su cuerpo haciéndolo creer que recibirá azúcar, pero el azúcar nunca llega, por lo que su cuerpo manda una señal diciendo que necesita más, lo que da como resultado el antojo por los carbohidratos. La mayoría de las personas se rinden ante estas señales y terminan comiendo en exceso otros alimentos.

Referencia (Healing with Whole foods, J.J Virgin, IFM, UFM, Dr. Mercola)

RefrescosLight

Deja un comentario